Foro Filatelico de Puerto Rico



 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  
Para informacion de como escribir en el foro y poner fotos pueden ir a "Temas Variados" y leer el mensaje "Como usar el foro".

Comparte | 
 

 Artículo Puripex 2008 - USO DEL SELLO DE 5 CENTIMOS DE ESCUDO DE 1868 EN PUERTO RICO

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
luisgo
Admin
avatar

Mensajes : 221
Fecha de inscripción : 16/09/2010
Localización : Toa Baja, Puerto Rico

MensajeTema: Artículo Puripex 2008 - USO DEL SELLO DE 5 CENTIMOS DE ESCUDO DE 1868 EN PUERTO RICO   Lun Oct 11, 2010 12:16 am

Por: Dr. Herman Cestero



Serie de 1868

Los correos de postas internas y buzones especiales, con tarifa reducida a la mitad de la del correo regular para la ciudad de Madrid fueron originados en 1853. Gradualmente este servicio se extendió a varias ciudades principales en la península. En noviembre del 1855 estos mismos servicios fueron implementados en la ciudad de la Habana, Cuba a petición del Sr. Narciso de Torre, Director General de Correos. Las postas de correos internos para la ciudad de San Juan nunca fueron aprobadas. Por deducción lógica, los sellos de mitad de tarifa base (¼ Real, 5C Escudo, 12½C Peseta) emitidos para Cuba entre 1862 y 1879, nunca debieron circular en Puerto Rico, pues no existía tarifa que justificara su uso.

Esto se considera como un hecho en la literatura filatélica referente a Puerto Rico hasta que en el Billig’s Philatelic Handbook, emitido en 1946, en la sección dedicada a sellos de Puerto Rico los señores Preston y Sanborn listan el 5 Céntimos de Escudo de 1868 como usado en Puerto Rico sin mas explicación. En el libro titulado “The Postal History of Puerto Rico” de los mismos autores impreso en 1950 amplían esta información, haciendo referencia a una cubierta con fechador de Ponce del día 9 de Noviembre de 1868 que contiene una pareja del 5 céntimos de 1868. Comentan que en Puerto Rico no existía justificación tarifaría para su uso, por lo tanto sugieren que posiblemente estos fueron enviados a la isla a finales de 1868 en substitución a un pedido del de 10 céntimos. Comentan que también han visto estos sellos con cancelaciones fiscales, pero que debieron utilizarse en múltiplos pues no existían tampoco tasas fiscales de este valor. Concluyen aceptando que no habían estudiado este sello con la atención que se merecía.

En el Catalogo Filatélico de Puerto Rico de 1977 editado por el Sr. Hugo Storer, aparece listado al sello de 5 céntimos de Escudo, variedades violeta oscuro y violeta claro, como usadas en Puerto Rico sin ninguna explicación. En el mismo año 1977 en su reseña-inventario de sellos de Puerto Rico el Sr. J.I. García-Lomas lista el 5C. violeta y violeta oscuro como utilizados en Puerto Rico. En una nota al calce en la pagina 94, García-Lomas establece como un hecho “Este valor (5C.) estaba dedicado al correo interior de la Habana, pero a fines de 1868 se agotó el stock del valor 10 céntimos en Puerto Rico, se solicitó reposición a la Administración de La Habana y parece ser que al no disponer de la cantidad suficiente envió sellos de 5 céntimos para que se utilizaran en parejas”. Los demás catálogos y álbumes filatélicos no reconocen este hecho.

Nos encontramos ante un enigma o paradoja filatélica. No se conoce documento, circular o notificación oficial haciendo mención a este sello con relación a Puerto Rico. Tampoco se sabia de disposición de ley o tarifaría que justifique su necesidad y/o uso en la isla. Las reseñas contemporáneas al sello por filatelistas de renombre como Moens, Hanciau, Fernández-Duro y Carrera-Candí no hacen mención del uso de este valor en Puerto Rico. Los hechos según evidenciados por material filatélico son otros. Este sello no solo se utilizó en Puerto Rico a finales de 1868, más bien tuvo un uso extenso en un sinnúmero de pueblos (quizás en todos) de la isla durante todo el año 1868; ni su uso se limitó al postal como veremos adelante.

Considero propio el recordar algunos hechos históricos. La década de 1860 es marcada por inestabilidad política y económica en España y sus colonias, que culminan todas en el mes de septiembre de 1868 con el Grito de Lares, la salida de Isabel II de España y formación de la 1ra Republica, y la Revuelta de Yara en Cuba. En 1868 Puerto Rico establece al Escudo como su numerario base. Entre 1867 y 1869 Puerto Rico tiene 3 gobernadores: Marchessi (65-67), Pavía (67-68) y Sanz (68-70). 1868 es el primer año del registro de esclavos, implantado sin el debido sello de cedula. En 1890 un fuego destruye las oficinas y almacén del Correo en San Juan.

Consideremos ahora los hechos filatélicos. El 5C. de 1868 es escaso en forma suelta o en cubiertas de Cuba. Afortunadamente ahora tenemos conocimiento de suficiente número de cubiertas con uso doble y cuádruplo del 5C. utilizado en Puerto Rico para claramente establecer que la distribución del sello fue amplia, si no completa en la isla.. La mayoría de estas cubiertas utilizadas en Puerto Rico aparecen durante los últimos tres meses del 1868, pero su uso no se limitan a estos meses como es evidente por las cubiertas ilustradas en la Fig. #1 fechadas Enero 10, Abril 1, Noviembre 9 y Diciembre 9 con sellos aplicados en Camuy (Enero y Abril), Cabo Rojo, y Juana Díaz. El sello de 5C. de Escudo al igual que los otros 3 valores tuvo uso fiscal según se evidencia en la Fig. #2. El registro de los esclavos (Fig. #3) consumió casi en su totalidad los valores de 20 y 40 céntimos, dejando el franqueo postal de la isla prácticamente al sello de 10 céntimos.









Fig. 1



Fig. 2



Fig. 3

Antes de evaluar la situación del sello de 5 céntimos de 1868, proceden algunos comentarios. No encuentro explicación por que los cronistas filatélicos de la época, en especial a Fernández-Duro que tenia acceso a los comunicados de Puerto Rico con la oficina de asuntos de ultramar y su sección responsable de sobre-ver los asuntos relativos a sus correos, y a las ordenes de sellos dirigidas a la FNMT por Cuba y Puerto Rico, no reportara sobre este sello en su libro fechado 1881. Es de conocimiento la casi total ausencia de crónica filatélica por los coleccionistas de la isla durante el siglo XIX, aunque sabemos de su intercambio de correspondencia con cronistas del extranjero. A principio del siglo XX, aquellos cronistas del patio con conocimiento de hecho sobre sucesos ocurridos en 1868, totalmente ignoran y/o no hacen mención sobre este tan singular incidente; con especial mención del distinguido escritor, historiador, político, gran erudito y hombre de letras Puertorriqueño, el Dr. Cayetano Coll y Toste. Su Historia del Servicio de Correos en Puerto Rico escrita en 1914 totalmente omite este hecho. Preston y Sanborn en 1950 comentan sobre este hecho y ofrecen una posible explicación que responsablemente aclaran sobre su carácter especulativo. Yerran al decir que no existían tasas fiscales de 5C., cuando sabemos que los sellos de Oficio y Pobres de 1868 eran de 5 céntimos de escudo. Es irresponsable el Sr. García-Lomas al ampliar una especulación de Preston y Sanborn, hilvanando una historia de fantasía sobre este sello sin ninguna evidencia documental, y presentarla como un hecho en su libro.

Recapitulemos ahora los hechos. El sello de 5 céntimos de 1868, circuló en Puerto Rico desde el comienzo del mismo año 1868, junto a los otros 3 valores. La circulación y distribución fue extensa, cubriendo si no a todos, a casi todos los pueblos de la isla durante todo el año 1868. Su uso no fue limitado al postal, ya que existe evidencia de su utilización fiscal, como ocurrió con los otros tres valores. Por falta de documentación “de facto” todo el dialogo subsiguiente es especulativo, con algunos comentarios mas que otros, Toda la información apunta con un gran grado de certeza a que el valor de 5C. arribó a la isla junto a los demás valores enviados por la FNMT. La justificación para explicar este hecho es la que se me hace más difícil. Su requisición para uso fiscal no hace sentido, aunque el postulado de Preston y Sanborn para eliminar esta posibilidad está errado, pues existían tasas fiscales para justificar este valor, y el uso en sencillo queda claramente establecido en la figura #2. Hubiese sido más apropiado para el gobierno local ordenar el sello de Policía de 5 céntimos de Escudo, que existía, y que nunca fue utilizado en Puerto Rico. El gobierno de Puerto Rico no pudo solicitar reposición de valores a la Administración de Correos de Cuba, pues ambas administraciones actuaban independientemente, entre si, y de la de la península. Solo las unía para función regulatoria la sección de Correos de Ultramar, y al igual que Filipinas, todas las órdenes eran independientemente encaminadas a la FNMT. También podemos descartar la posibilidad de envíos esporádicos que a manera de letra de cambio efectuaban en sellos de correo los comerciantes Cubanos, pues esta practica se hubiera hecho evidente de inmediato y suspendida y penalizada por las autoridades locales. Me deja esto con cuatro posibles escenarios para justificar esta orden a la FNMT por el gobierno de Puerto Rico.

1- Su orden pudo ocurrir en anticipación a la aprobación de una nueva tarifa para periódicos nacionales y extranjeros que se introduzcan a la isla. Este parte oficial de la administración local del Gobierno Superior Civil, de la cual tengo conocimiento hace ya algunos años, y que reproduzco en la figura #4 ofrece una posible justificación. Como pueden ver “La parte literaria, los cuadernos que toman el titulo de los periódicos y los libros publicados por entregas – pagarían 5 céntimos de Escudos por onza si estos eran procedentes de esta Isla, la de Cuba o de la Península, o si habían sido transportados en buques extranjeros.

2- Como política la administración judicial y de gobierno de la isla va encaminada a eliminar la práctica de los tribunales de cargar los costos de franqueo a una cuenta o libreta, y efectuar un desembolso global en efectivo a la administración de correos sin mediar estampillas directamente. Los sellos oficiales, y las anotaciones de “A”bono han sido abolidas para el 1868. Los pagos de pudientes, y Oficiales no exentos pueden pagar con estampillas; solo quedan al descubierto los “pobres” que estaban exentos de responsabilidad por la mitad del franqueo, con la otra mitad a ser sufragada por la parte pudiente, fuera privada o de gobierno no exenta. Las cubiertas con anotaciones tales como “de parte pobre o no pudiente – a reserva son muy raras para esta fecha. Esta situación con necesidad tarifaría de un sello de 5 céntimos queda respaldada por la presencia de bisectos del sello de 10 céntimos, que representan la mayoría de los bisectos conocidos para 1868 y 69.

3- De esta alternativa, la cual considero junto a la #4 como las más probables, no poseo evidencia documental o legislativa; pero lógicamente hacen sentido. Estos sellos deben haber sido ordenados a la FNMT con la expectativa a la aprobación de una nueva petición para un correo interior para San Juan. Una comunicación denegando la petición recibida tarde en el 1867 o temprano en1868, no necesita de hacerse pública, por lo tanto no aparece en la Gaceta del gobierno, solamente queda archivada, para luego destruirse en el fuego de 1890, sin dejar rastro para la posteridad.
4- Otra posibilidad es que por error, parte del envío de los 5 céntimos destinado a Cuba fuese empacado con los paquetes de estampillas destinados a Puerto Rico. La pobre calidad de producción, errores y deficiente control de calidad en la FNMT son conocidos, al punto que el nuevo gobierno reemplaza a la FNMT como emisora de los sellos de la península al poco tiempo de asumir el poder.

Las ultimas dos posibilidades, aunque faltas de documentación, y dudo que de la #4 jamás se pueda obtener alguna; constituyen explicación lógica a la presencia de un sello que no debió ocurrir, pero que circuló ampliamente, en cantidades suficientes y durante todo el 1868 en la isla. Ambas alternativas quedan reforzadas por el hecho de que no tenemos el 5 céntimos de 1869 circulando en Puerto Rico, al no tener estas explicaciones carácter repetitivo. A favor de la #3 tenemos que al estudiar los censos de la época en Puerto Rico, podemos extrapolar que entre el 1855 y 1868 la población de la isla incrementó en sobre un 20%, y que durante este mismo periodo San Juan tuvo un aumento poblacional y económico superior al experimentado por el resto de la isla, razón de sobra para solicitar un correo interior que fomentaba el comercio y la economía. Por otro lado en comunicado del 15 de mayo de 1867 (Fdz-Duro p 121) del ministro de la gobernación manifiesta a la reina entre muchas cosas, que las tarifa de correos interiores es muy baja y busca remedios, aunque reconoce los beneficios de esta. Obviamente no puede abolirla donde ya esta aprobada, pero no va a estar dispuestos a aprobar nuevas solicitudes. A favor de la alternativa #4 podemos citar dos datos en su favor 1-Es un hecho que el 5C. de 1868 en Cuba es mas escaso que emisiones para franqueo interior de años anteriores y posteriores. 2- También es cuando vemos más bisectos del 10C, en Cuba. Si entramos en el campo de las especulaciones podemos pensar que las autoridades locales al percatarse del envío equivocado del 5C., pueden asumir dos posiciones aparte de reencaminarlos a Cuba 1- Quedárselos y utilizarlos con todo lo de la ley, con el beneficio para la isla de ser libres del costo de producción, 2- Ver la oportunidad para el crimen perfecto. Me explico: No existe rastro de haber sido ordenado, ni enviado a la isla. Se puede mantener fuera del inventario oficial y ningún inspector o auditor peninsular va a buscarlos, pues no debieron existir, los inspectores y funcionarios locales son parte de la conspiración. Sabemos de fraudes y robos en el correo de la isla. Sabemos que los gobernadores venían a Cuba y Puerto Rico a enriquecerse. El que este suceso no aparezca denunciado no tiene significado. Al presente estamos viviendo por primera vez la acusación de corrupción por las autoridades de justicia de un gobernador de la isla. Irrespectivo a que esta sea o no sea cierta, o a que usted sea o no sea simpatizante del gobernador, me atrevo a aseverar con un grado de certeza que rebasa el 100%, que si la presente acusación probase cierta, nadie va a creer o pensar que este ha sido el único gobernador corrupto que ha tenido la isla.

No podemos continuar considerando la circulación del 5 céntimos de 1868 en Puerto Rico como una aberración o algo accidental y/o esporádico, Es tiempo que los catálogos y álbumes se corrijan. Creo que es responsabilidad de todos los coleccionistas el abogar por esta corrección ante todos los foros pertinentes. Como dirían en una investigación criminal – Todavía no tenemos el autor, ni el arma del delito, pero estamos ante un hecho innegable (cuerpo del delito) y contamos con suficientes explicaciones lógicas (móvil) para proceder.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://sfpr.freeforums.eu
 
Artículo Puripex 2008 - USO DEL SELLO DE 5 CENTIMOS DE ESCUDO DE 1868 EN PUERTO RICO
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Ultimo artículo de Diego Plaza El renacer del 'Animal' Negredo
» Último artículo de David Ortega. Al fútbol no le gustan los lunes.
» Nuevo artículo de David Ortega: El Liceo Mourinho
» Cerrando Bocas: Artículo de José Luis González Redondo Pérez.
» por articulos como este de ramon besa

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro Filatelico de Puerto Rico :: Filatelia de Puerto Rico :: Epoca España-
Cambiar a: